domingo, 19 de octubre de 2008

PERDIDA EN VARSOVIA







RYNEK STAREGO MIASTA

El centro histórico, el más antiguo de la ciudad late desde la Plaza del Mercado con sus restaurantes, cafés y tiendas tradicionales. Custodia la Plaza y la ciudad, su fundadora, según cuenta la leyenda, una sirena. Las calles contiguas guardan tesoros medievales, en las fachadas de las casas, iglesias y la propia barbacana. Esta zona quedo completamente destruida a raíz del Alzamiento de Varsovia en 1944, el centro histórico fue reconstruido con total fidelidad gracias a un importante esfuerzo de movilización nacional. En 1980 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como "ejemplo destacado de reconstrucción casi total de una secuencia histórica que se extiende desde el siglo XIII hasta el siglo XX. Varsovia fue fundada en el siglo XIII, e inicialmente fue rodeada por una muralla de tierra, antes de 1339 fuese fortificada con muros de ladrillo, la actual barbacana. Originalmente, la ciudad creció alrededor del palacio de los duques de Mazovia, que posteriormente se convirtió en el Palacio Real de Varsovia. En 1918, el Palacio Real volvió a ser sede de la más alta autoridad de Polonia, ahora del Presidente de la República y su cancillería. La visita a las estancias el domingo es gratuita, y vale la pena. En la plaza del Palacio, la columna de Segismundo la preside. Detrás se puede ir andando hasta uno de lo puentes y contemplar el Vístula. El pequeño insurgente se encuentra erigido en las murallas medievales, y conmemora el alzamiento de Varsovia del 1944.

RUTA REAL

Paseando por la gran avenida Krakowskie Przedmiescie podrás contemplar maravillosos monumentos de corte clásico, y numerosas iglesias, así como el hotel más emblemático, el Hotel Bristol. Si te desvías un poco hacia la Plaza Pilsudsk hallaras la Tumba al Soldado Desconocido, y cercanos a ella, los hermosos Jardines Saxon.

ZONA OESTE

Aun podemos encontrar los feos edificios sovieticos, últimamente adornados con la sonrisa de nuestra, Pe. Así como el Cementerio Judío, único en su arte funerario.

EL PALACIO DE LA CULTURA Y DE LAS CIENCIAS

Situado al lado de la Estación Central, se merece un punto y aparte por lo feo, grandioso y odiado que es a partes iguales, pero de gran importancia para el viajero, porque te ayudara a situarte en todo momento ya que se divisa desde casi cualquier punto de la ciudad con sus 242 metros. Regalo de Stalin a los habitantes de Varsovia, recuerda la melomanía constructivista soviética.

No hay comentarios: